Estamos viviendo en una época donde los retailers físicos están muriendo de poco en poco y hay miles de ventajas al comprar en línea como descuentos y productos exclusivos, variedad de tallas y piezas, entregas rápidas, devoluciones gratuitas, poder hacerlo en pijama y si son como yo: no tener que hablar con ningún ser humano. (Además de que cada que llega un paquete es como Navidad).

Hasta hace poco más de un año decidí incursionar el mundo de las compras en línea full time y no pude haber tomar mejor decisión. Conforme he crecido, salir de compras se vuelve cada vez más abrumante, ya no tengo la misma intención de pasar un día completo pasando blusas por los racks de ropa por mil horas sin encontrar nada alguna veces o de gastar el tiempo en probadores o de pasearme por Sephora viendo sin ver; mi tiempo tampoco es el mismo y tengo que planear el día en el que quiero que salir a comprar algo y si no lo encuentro probablemente no tenga oportunidad de salir en un rato más o maybe ya que gasté el dinero y adiós zapatos en descuento. Así mi vida antes hasta que le perdí el miedo a comprar en línea porque lo crean o no mi señora interna de 50 años aún tiene miedo de dar su información financiera en la world wide web, pero vivimos en tiempos modernos donde y ahora todo es más sencillo y seguro y las tiendas en línea nos brotan por cada esquina.

Puede llegar a ser frustrante y aunque no tengo la mayor experiencia del mundo estos 5 tips que les he pasado a mis conocidos te pueden ayudar si quieres comprar en línea más fácilmente.

 

1. Reconoce tu estilo y presupuesto

Es súper crucial que sepas qué tipo de ropa te gusta o a qué le estás tirando a comprar en ese momento. Hay miles y miles de tiendas en las que puedes buscar y si no sabes qué quieres ni lo intentes porque una de dos: o vas a acabar comprando cosas que no te gustan tanto y no vas a usar o no vas a encontrar nada y no te van a quedar ganas de seguir buscando. Ever.

¿Qué estas buscando? ¿Ropa para el trabajo, un outfit de noche, maquillaje de lujo o buscar probar alguna marca emergente, ESAS botas que viste una vez y no volviste a encontrar? Tienes muchos recursos. ¡Estas en el internet! Busca bloggeras de tu país que enlisten sus prendas y productos y maybe encuentres la página donde las puedes comprar o si son prendas de diseñador en los comentarios alguien puede decirte dónde puedas encontrar un knock-off de lo que busques.

Si no tienes ni idea de qué te gusta hazte un test de estilo personal y esto te puede dar una introspección a tu guardarropa que maybe necesitas para descifrar tus colores o las piezas que más te gustan. Ahora, si tu presupuesto es reducido a estas alturas debes saber qué marca de fast fashion es tu favorita y en esas tiendas puedes encontrar casi todo lo que se te ocurra.

Si quieres maquillaje sólo ten en mente tu presupuesto, y tu mejor amigo es YouTube. Antes de comprar hazte de una buena crítica de un producto.

2. Aprovecha descuentos ocultos/permanentes

Aquí tienes dos opciones:

Dependiendo de tu red favorita busca códigos de descuento de la tienda en línea que busques. Estos los puedes encontrar en el blog/YT/IG de algún influencer y si lo tiene uno lo pueden tener otros 20 así que esos abundan, so no worries, tomémoslos como permanentes.

Regístrate en los sitios. La mayoría de los sitios tienen algún descuento por primera compra o por suscribirte a su newsletter. Yo tengo un mail específicamente de compras en línea (ya se, super extra) por varias razones: por seguridad ya que se manejan dineros y datos y para los newsletters. SIEMPRE antes de comprar me registro en los sitios para tener sesión e ir guardando mis productos favoritos y por si en una de esas me dan un descuento por registrarme. Eso sí, regístrate cuando estés segura que vas a comprar algo porque algunos descuentos expiran.

3. Conócete

Tallas, texturas y colores. Si sabes qué tipo de cada una de estas tres, estás del otro lado.

Mídete y revisa las tablas de tallas de cada una de las páginas que visites ya que cada quien tiene un sistema diferente (aunque digan que no). Algunas tiendas son de talle reducido pero tienen sección plus size por si te gustan las cosas oversized.

En maquillaje es complicado si no has visto el producto en video o en físico pero en las descripciones puedes guiarte por textura (shimmery, glittery, matte) ya después escoge el color que vaya con tu intención del momento.

4. Pay-Pal

Si no fuera por PayPal no compraría en línea, la verdad. Soy súper freak con la seguridad, especialmente con el dinero y la tecnología. Si no tienes una cuenta en PayPal te sugiero como nunca he sugerido nada que la abras. Con esto no tienes que dar ningún dato bancario a las 300 tiendas en línea donde quieras comprar, solamente le das tus datos a PayPal y ellos pagan por ti. Es como si le dieras tu tarjeta a tu mamá y que ella se hiciera cargo de pagar y de interceder por ti si hay algún problema con la tienda. Literal, no te metes en problemas. Suena medio sketchy pero tienes un background de protección que nada en línea te ofrece. Si una tienda fuera fraudulenta y quieres que te regresen el dinero PayPal puede interceder por ti. Y la verdad, de darle tus datos a UN sitio respaldado que darselos a 30 sitios distintos, prefiero uno nada más.

5. Planea tus compras

Una vez que cruzas la línea de comprar en línea no hay vuelta atrás. Se siente como si pagaras con un click y no con dinero real: ahí está el peligro. No sientes el daño hasta que ves tu saldo en la tarjeta.

No compres por comprar, aprovecha descuentos de temporada y si no encuentras tu talla espera. Un super consejo es ahorra para comprar en grandes cantidades y aprovechar el costo del shipping. Si compras internacional júntate con tus amigas y pidan muchas cosas para que se dividan el costo del envío y salga super barato.

 

Hay miles y miles de consejos más pero creo que estos son la clave: saber lo que quieres, proteger tu dinero de los scammers y no comprar por comprar. Hay que comprar inteligente y qué mejor que haciéndolo tiradas en la cama.